Remaches tubulares, qué son y para qué sirven

Entre los servicios que ofrece nuestra empresa, tenemos la fabricación de remaches tubulares a medida, de gran calidad. Con la finalidad de orientar mejor a nuestros clientes, en el siguiente artículo vamos a ahondar en detalle sobre la maquinaria de remaches tubulares, en qué consisten y cuál es su finalidad.

¿Qué es un remache?

Un remache tubular es una herramienta de adhesión que funciona para juntar dos elementos  que resultan ser distintos. Consta de un tubo en forma cilíndrica que posee una cabeza en su zona inferior, la cual resalta por su tamaño. Esto tiene un por qué; de esta manera la maquinaria de remaches tubulares es capaz de entrar en un orificio y así ensamblar dos piezas. 

Los remaches tubulares están fabricados de diversos elementos como el latón, algún aluminio de carácter blando y el acero. A la hora de armar productos en fábricas, cumplen con los requerimientos de calidad para optimizar el ensamblaje de estos. 

¿Para qué sirven?

La maquinaria de remaches tubulares es empleada en distintas áreas de la esfera industrial, así como la automotriz y aeroespacial. Como apuntamos un poco más arriba, un remache tubular es sumamente ventajoso para conectar dos o más materiales de forma automatizable y accesible. Posibilita las cohesiones ciegas, las cuales consisten en una adherencia por solamente la parte externa de uno de los materiales. 

Cabe destacar que hay muchas variedades de remaches tubulares, en cuanto al modelo. En Angis elaboramos el que necesites según tu caso. Esto facilita terminar trabajos de una manera más armoniosa, a diferencia con el tratamiento con tornillos que no son nada sencillos de extraer. En el caso de los remaches, es necesario partirlos en caso de querer dividir los dos elementos que se ensamblaron. 

Adaptación de este tipo de remache 

Para poder utilizar este remache correctamente, necesitamos hacer uso de una remachadora. Este instrumento forma parte de la maquinaria de remaches tubulares, ya que su objetivo es facilitar la inserción de los remaches por medio de un agujero que unirá las dos piezas a conectar. De esta forma, no usamos mucha fuerza para evitar dañar el metal que estamos usando. 

Es así pues como hay que colocar el remache tubular en la remachadora y encajarlo en la abertura. Mientras vas oprimiendo la palanca de esta herramienta, el remache se va introduciendo por medio de unas vibraciones. Después de esto, debemos cerciorarnos que esté colocado de forma idónea y podemos lijarlo un poco. 

Para prevenir cualquier accidente, es recomendable utilizar la remachadora con gafas de seguridad y guantes, La maquinaria de remaches tubulares está elaborada de metal liviano y es posible que se quiebre, por lo que la protección no está de más. 

Beneficios de la maquinaria de remaches tubulares

Esta variedad de remache te proporcionará un poco más de agarre que uno regular. La parte del remache que es aplanada por la remachadora es capaz de sujetarse mejor al material y el resto ofrece una durabilidad total.