Principales diferencias entre el latón y el bronce

  1. Inicio
  2. /
  3. blog
  4. /
  5. Principales diferencias entre el latón y el bronce

Entre los servicios que ofrece nuestra empresa tenemos la fabricación de piñones o engranajes en acero y latón de gran calidad. Te puedes estar preguntando: ¿cuál material se ajustará mejor a mis necesidades? A continuación, te hablaremos sobre las diferencias entre estos dos elementos, tocando puntos como la composición del latón y las aplicaciones del bronce. 

¿Qué es el latón?

Con respecto a la composición del latón, tenemos que es un tipo de metal que surge de la aleación del zinc y del cobre. Generalmente, este material se compone de un 40% de zinc y 60% de cobre. Sin embargo, esto es variable y da como resultado que consigamos latones con diferentes características físicas. 

Es por ello por lo que la composición del latón determina el tipo de elemento que encontremos. Si el latón posee una proporción de zinc que sea menor a un 20%, se produce lo que se conoce como latón rojo, debido a su color. Se caracteriza por resistir muy bien las hendiduras y el desgaste. 

Por otro lado, los latones que cuentan con una composición de un 34 a 37% de zinc son llamados amarillos, por su color. Se destacan por tener una mejor confección, pero no son tan duraderos frente a la corrosión. El que se encuentra con más frecuencia luce un tono amarillo reluciente, que guarda semejanza con el oro. Tocando el tema de las aplicaciones del latón, este último se utiliza bastante para hacer joyería y ornamentos. 

El latón sobresale como un elemento muy flexible a la hora de moldearlo (su punto de fusión es menor al de muchos materiales), posee una sencilla maleabilidad en el momento de estampar a altas temperaturas y cuenta con una buena interacción con la electricidad. Este conjunto de características hace que las aplicaciones del latón se amplíen en la elaboración de herramientas y grifos.  

¿Qué es el bronce?

En lo que se refiere a la composición del bronce, tenemos que es un metal que se origina de la aleación de estaño y cobre. Esta es la primera diferencia que conseguimos frente al latón, el cual surge de la fusión de zinc y cobre. Hay varios tipos de bronces  como el de aluminio, latón, silicio, hierro, entre otros. 

La composición del bronce está formada, de manera general, de un 12% de estaño y 88% de cobre. Sin embargo, esto puede sufrir alteraciones y sus rasgos difieren en consecuencia. Su mecanismo de obtención es muy distinto al del latón, pues el bronce debe ser expuesto a temperaturas de fusión sumamente altas, en tanto que con el latón pasa lo opuesto. 

Gracias a la composición del bronce, este se caracteriza por ser poco maleable y más duradero en comparación con el latón.  Es por ello, por lo que entre las aplicaciones del bronce tenemos su empleo industrial para elaborar turbinas y martillos. También podemos encontrarlo en monedas, campanas y platillos. Para terminar, el bronce posee un tono más oscuro que el del latón.